Afecciones Musicopáticas Severas: El Heavy Metal y las lesiones cerebrales

*Headbanging y afecciones cerebrales agudas

motorhead coverA raíz de la estupenda noticia de cómo afecta la música a nuestro cerebro del Dr. Galsia, acabo de encontrar una noticia que en estos días circula por la red, y que narra la extraña afección que sufrió un hombre tras asistir a un concierto de Motorhëad. 

El paciente, de unos 50 años de edad, presentaba un quiste aracnoideo en la fosa craneal media, provocado según los médicos por el “Headbanging” (Movimientos bruscos de cuello y cabeza) tan extremo al que había sido sometido al cerebro durante el concierto. Este quiste le estaba provocando un intenso dolor de cabeza desde hacía semanas, por lo que tras un par de pruebas, tuvieron que operarlo para extraer el coágulo.

El paciente se recupera favorablemente y dicen que ya ha ha reservado las entradas para el próximo concierto de Motorhëad.

Pero ante este caso se me plantea una pregunta, ¿Qué magnitud tuvo que tener el concierto para hacer mover la cabeza a ese hombre hasta el extremo de hacer chocar su cerebro contra las paredes craneales? Esos son los conciertos que nos gustan en el Musiquiátrico. 

Bueno, señores y señoras musicópatas, para el próximo concierto, llevaos collarín, y mientras tanto id entrenando como los que salen en este vídeo, fortaleced vuestros músculos metaleros y así os librareis del temido quiste aracnoideo en la fosa craneal media, que tan asustado tiene a los Heavys de nuestros días.

El enlace a la “prensa seria”: www.elmundo.es/salud.

Por cierto, en la mayoría de medios de este país se está hablando ya del headbanging como una plaga, peligrosa y perniciosa para nuestra salud, y del Heavy Metal como una causa fáctica que seguro que va a provocarte lesiones cerebrales, o a matarte o aún peor,convertirte en uno de ellos.

Haced Headbanging, pero hacedlo con responsabilidad.

Viva el Metal!

Imagen de perfil de Dr. Evo Fdez.

Author: Dr. Evo Fdez.

Musicópata de nacimiento, sus padres notaron algo raro en él cuando de pequeño lloraba afinado, por eso lo mandaron internado al Musiquiátrico aún siendo un niño. Hoy, muchos años después, se ha reconvertido en un monstruo musicopático, ávido de devorar todos los injertos musicales que se pongan a su alcance.

Compártelo con todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-
-
Ir a la barra de herramientas