Brushy One String | El nuevo fenómeno de la música jamaicana

Jamaica es país de grandes artistas, sin embargo, el que tratamos hoy es uno de los más increibles fenómenos musicales de los últimos tiempos

BrushyOneStringwQue Internet ha revolucionado la industria musical, ya lo sabíamos todos, que no tenemos ni puñetera idea de por dónde van a ir los tiros, también, pero que nos encontramos ante la mayor plataforma de difusión del conocimiento de la historia, tampoco se puede negar.

Por tanto, hoy nos encontramos ante un fenómeno raro, de los que antes de internet sólo se daban cada mucho tiempo, pero que hoy en día está a la orden, que no es otro que el de descubrir grandes talentos en los sitios más recónditos.

Y uno de esos talentos estaba escondido en Jamaica, y su nombre es Brushy One String.

Hijo de músicos, y huérfano desde bien pequeño, Brushy aprendió a leer ya siendo adulto, pero siempre había una guitarra en su casa. De pequeño, sin saber tocar, partió las cuerdas de la guitarra y al no poder comprar otras, terminó guardando el instrumento con todas las cuerdas rotas menos una.

Muchos años más tarde, Brushy recupera esa guitarra con una sola cuerda, y comienza a tocar con ella, ante la burla de sus vecinos y amigos, que con el tiempo pasaron de burlarse a admirarlo a él y a su música.

Cierto día, el director de cine Luciano Blotta, que estaba en Jamaica terminando de rodar su documental RiseUp, encontró a Brushy tocando en la calle su guitarra de una cuerda y su música le llegó tan profundo que decidió volver a buscarlo una vez terminara el documental que tenía entre manos.

Su primer vídeo en Youtube alcanzó millones de visitas en menos de un mes.

Con su primer disco Destiny ha dado la vuelta al mundo con su guitarra de una cuerda.

Lo demás es historia.

Imagen de perfil de Dr. Evo Fdez.

Author: Dr. Evo Fdez.

Musicópata de nacimiento, sus padres notaron algo raro en él cuando de pequeño lloraba afinado, por eso lo mandaron internado al Musiquiátrico aún siendo un niño. Hoy, muchos años después, se ha reconvertido en un monstruo musicopático, ávido de devorar todos los injertos musicales que se pongan a su alcance.

Compártelo con todos

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-
-
Ir a la barra de herramientas