Chicken Congress, duros plumazos del Chicago Blues

  • Irresistible receta de blues con pollo en nuestro menú musiquiátrico

Chicken Congress - Chicago BluesImportado directamente desde la ciudad del viento nos llega un potentísimo y vírico blues de garrafa, que ha sido destilado gota a gota durante años por estos pollos musicópatas de plumas muy negras, pasando la aduana sin problemas con las damajuanas a rebosar de duro veneno rock´n blues. Se extiende sin remisión la plaga jump, shuffle, boogie, country blues,… y los doctores desisten en su intento de controlarla.

En 2007 nace esta formación intergeneracional granadina que alista en sus filas a cuatro energúmenos musicales cuya trayectoria individual justifica los extensos informes musiquiátricos que obligan inevitablemente a su ingreso urgente.

Los Chicken Congress comenzaron su andadura con versiones de blues eléctrico evolucionando con celeridad y un pesado equipaje rockero hacia sonidos más duros y personales. Influidos patológicamente por el auténtico rock depurado de los 70 y sobre todo el blues de Chicago, verdadero estigma musicofílico que les empuja a subirse al escenario. Chicken Congress - Blues BandMás de 20 temas propios junto a clásicos rebañados de la primera mitad del siglo xx configuran su aportación creativa al rock and roll, habiendo materializado sus desajustes mentales en un discazo homónimo en 2011 elaborado de principio a fín en Curva Polar. Once ingredientes originales y una versión de regalo, componen esta fórmula magistral de prescripción obligatoria para todos los orates del mejor blues, el rock visceral, los sonidos psicodélicos y la rudeza sureña. Este congreso de pollos con las garras muy bien afiladas, sólo se entiende psicoanalizando a cada uno de sus miembros por separado, en celdas de aislamiento.

Tony Molina (o Tony Mill), “el niño prodigio de la guitarra” que lleva desde los 12 años desgarrándola al más alto nivel, ha compartido escenario como invitado especial-en el Blues de Cazorla, el Alexis Viernes y otros tantos sucios rincones negros del rock con raíces-con las bestias del género: Otis Grand, Gene Taylor ( Fabulous Thunderbirds ), Nick Curran, Sax Gordon, Mingo Balaguer, Kirk Fletcher, el mítico y epiléptico guitarrista fundador de la Blues Band de Granada, Joaquín Sánchez, Los Lagartos, The Blind Lemons, Lito Blues Band, Malayerba, King Bee, Los Embluesteros, Blues de Bellota, Los Destilados,…y como parece que le sobra tiempo, aprende al lado de Kiko Aguado las claves del jazz y en el conservatorio algunos picotazos de guitarra clásica.

Banda Chicken CongressTony “El Oso” Travé, voz y guitarra, es el verdadero y único crooner duro del rock de nuestro sanatorio musicopático. Es el garganta profunda de elevada inspiración que cualquier Big Band soñaría tener al frente de su formación. Fundador de innumerables proyectos a lo largo de su dilatada experiencia bluesera (Blues and Beer, Bluestamina, Los Güachintones, El azote del oso armónico, Manish Blues…), se basta y se sobra él sólo, para liarlas muy gordas en los mayores templos bluespsicopáticos. Además se le suele ver en compañía de Pepe Delgado y Julio Colín, con Tonky De La Peña, Los 3000 Hombres, Fernando Beiztegui y Salva Poquet, el sempiterno Don Joaquín Sánchez,….

El autodidacta jinete del bajo eléctrico, Javi Rodríguez, es el tercer músico vesánico que se apunta a esta auténtica rebelión en la granja. A su entrada en nuestro lazareto musical pudimos requisarle vinilos de colección caracterizados por su eclecticismo y versatilidad: soul, jazz, funk, pop, flamenco-fusión,… además de cartas que evidencian su pasión enfermiza por Johnny B. Gayden, Jaco Pastorius, Jack Bruce, James Jamerson y algunos más.

Y por último, aunque igualmente peligroso, tenemos a Frutillos sentado a la batería desde los surrealistas y enardecidos años 80, compartiendo sus alucinógenos músico-esfervescentes con Amparo and the Blues Stop, Blues de Garrafa, The Blues Friends, The Willy James Band, Dr. Robert, Tony Osanah and Jessica Born, Jeanne Carroll and her Roving Band y muchos otros. Puede delirar en su propia hipnósis por haber compartido barra libre con Dr. Feelgood, Johnny Copeland, Mick Taylor, All Stars Blues Band, Gary Moore…

Chicken Congress acreditan sin tapujos un directo de enchufes contraindicadamente explosivos. Atesoran una potencia jamás vista anteriormente en su género, con matices interminables de experiencia (en la sección rítmica) y desparpajo energético (en las guitarras y la voz). No son sólo acordes novenos dominantes y notas novenas en las escalas. No es Al Capone, la ley seca, los locos años 20 ni los musicales. Chicken Congress se despiertan cada noche soñando con seguir bebiendo de la sangre de Bo Diddley, Buddy Guy, Big Walter Horton, Elmore James, Freddie King, Koko Taylor, Paul Butterfield y otros correligionarios; empeñados como el rey del Delta blues, Robert Johnson, en que llegue cuanto antes su merecido “pacto con el diablo”.

Muy pronto, en el mítico bar Buddy Guy´s Legend de Chicago o en los históricos conciertos estivales del Millenium Park del barrio del Loop serán de cartel obligatorio, aunque la verdad, tampoco lo necesitan.

Author: Dr. J. Lobos

Compártelo con todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas