De lo brillante, moderno y nuestro: Huellas flamencas de Jorge Pardo

· Recetario musiquiátrico de Jorge Pardo en su disco ‘Huellas’

Hace ya varias semanas que el nuevo disco de Jorge Pardo, Huellas, lleva puesto en circulación por lo que, en situaciones normales, ya nos habría dado tiempo de pasar revista a este lanzamiento discográfico en algunas de las consultas del Musiquiátrico. Pero no estamos ante un disco normal, del que en un par de escuchas te puedas llevar ya la idea de por dónde van los tiros. Nos encontramos ante una obra importante, en un paso más en el camino que el maestro Pardo, con sus flautas y saxos al hombro, recorre hacia el futuro de dos tradiciones musicales -las del flamenco y el jazz-. Dos estilos, sin duda, diferentes, pero amalgamados y unidos ya irremediablemente por una generación de valientes de la que Jorge Pardo se ha convertido, por méritos propios, en el máximo representante.

 

El disco se ha creado a partir de un fuerte anclaje flamenco, dónde el compás se impone para después volar libre hacia el terreno jazzístico, con los vientos (flautas, saxos, fiscorno, trompeta, etc) entretejiendo melodías de extraordinaria vitalidad, algo a lo que ya nos tiene habituados Jorge Pardo desde hace muchos años. Desde los viajes de ida y vuelta con Carles Benavent y Tino Di Geraldo hasta las escapadas con Chick Corea, pasando por grabaciones y proyectos que ya son leyenda, como ‘Mira’, ‘Jazzpaña’, ‘Vida en Catedrales’ o los más recientes ‘Vientos Flamencos’.

Pero como los genios casi siempre nos sorprenden, ‘Huellas’ introduce variantes a la fórmula magistral conseguida a lo largo de todos estos años de música. En sus 18 cortes (se trata de un disco doble, algo poco habitual tratándose de material musical nuevo y no de un “Grandes Éxitos” o similar) encontramos nuevos timbres sorprendentes, como la marimba o el vibráfono, que dotan a muchos temas de una sonoridad verdaderamente vanguardista, sin perder por ello -y esto es lo increíble- el deje flamenco. Y es que el nuevo disco de Pardo suena a la vez avanzado y tradicional, vanguardista y autóctono. La etiqueta de “fusión” se desdibuja a medida que se avanza en la escucha: ‘Cora Cora’, ‘Faro’, ‘Surcos’, ‘Sanlucar-Mojácar’ cobran personalidad propia, dejando fuera si son flamenco-jazz, jazz-flamenco o todo lo contrario.

 

La forma en la que el disco se ha “cocinado”, en ausencia de un estudio fijo y “autoeditado” por el propio Jorge Pardo, también ayuda a entender el desarrollo final de los temas. Más de un año de trabajo de composición y arreglos y sobre todo, la inestimable colaboración de gente como el percusionista Marc Miralta, tocaores de la talla de Tomatito, Josemi Carmona y el Niño Josele, el contrabajo de Pablo Báez o el acordeón de Gil Goldstein, dan como resultado un brebaje enriquecido a través de la mezcla  y que aguante un altísimo nivel en todo momento.

Desde el alucinado comienzo del disco con ‘Zapatito’, hasta la despedida a toda velocidad de ‘Una noche en el Aku’, la última locura del maestro madrileño no dejará indiferente a ningún musicópata que se precie de serlo. Una obra maestra que probablemente el tiempo se encargará de destilar y cuya escucha no podemos dejar de prescribir.

Author: Dr. R. Ayala

Compártelo con todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas