El primer instrumento musical

· Homo Hábilis, los primeros musicópatas. Del mito del hueso y el tronco al instrumento de todos los tiempos.

Homo HábilisQuizás un fenómeno muy de moda en los últimos años, el Beatbox, que reúne cada vez más adeptos, atienda a algo mucho más auténtico que una expresión artística alucinante. La realidad es que fueron un puñado de Homo habilis, mediante los sonidos de sus vías aéreas y cajas torácicas, vocales y percusivos, los que en sí mismos representaran los primeros instrumentos, a base de pulmones, costillas, y nuevas sensaciones. Por supuesto, esto sería combinado con danza, golpes a troncos huecos, piedras y conchas, entre otros.

Si nos vamos al sentido literal de “instrumento musical”, que diferencia cualquier artefacto con el que puedas emitir sonidos en ese momento de frenesí musicopático (la botella de anís recién vaciada), de un objeto que tiene en la música su razón de ser; los primeros instrumentos no fueron esos troncos huecos y los huesos del amigo que corría menos que el mamut, ni una evolución de instrumental percutivo, sino que curiosamente, fueron unas pequeñas flautas, aerófonos de filo, La Venus de Lausselartilugios primitivos recuperados en excavaciones arqueológicas. Fabricados con huesos que ya superan los treinta mil años, se especula que la fuente de inspiración, una vez más, fuese la propia naturaleza, haciendo soplar el viento por las cañas de bambú y similares, y creando fenómenos sonoros para los que ya eran capaces de interpretar la belleza del sonido y la melodía.

Aunque a la flauta, que ha evolucionado hasta nuestros días, no se le ha dado popularmente esa fama, sí que tenemos un representante muy actual que trasciende por los siglos: el cuerno, poderoso zumbido de la resonancia del hueso, inspiración de dibujantes para representar los primeros instrumentos musicales, el objeto más primitivo que haya llegado a la actualidad con diversos usos prácticos y artísticos.

Imágenes: Homo HábilisVenus de Laussel

Imagen de perfil de Dr. Galsía

Author: Dr. Galsía

Compártelo con todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-
-
Ir a la barra de herramientas