John Paul Larkin | The Scatman

John Paul Larkin "Scatman John", el tartamudo que pasó de Jazzman frustrado a superventas mundial

Muchos recordareis al afamado y laureado John Scatman, aquel hombre con bigote que hizo furor al mezclar el scat, esa técnica vocal propia del Jazz con la música electrónica más discotequera que te puedas imaginar. Si, estamos hablando de ese que se hizo famoso por aquél tema que decía Ski-Ba-Bop-Ba-Dop-Bop. Bueno pues ese hombre, antes de llegar al estrellato absoluto en casi todo el mundo con su collage musical, era un genial pianista de Jazz que aprendió la técnica del Scat ya que en ella vio una salida a su tartamudez.

Y durante muchos años estuvo tocando el piano en clubs de Jazz de Los Ángeles,  aunque sin demasiada fortuna, y así poco a poco, fue cayendo preso de las drogas y el alcohol, y durante los años 80, su vida era una como una triste canción de blues.

Su único trabajo de esta época no fue lanzado comercialmente, y sólo existen unos cientos, quizás miles de copias en todo el mundo, que son consideradas “Rarezas” siendo bien preciadas por los coleccionistas. John Larkin, es el título de este disco grabado en 1986, en plenitud de sus adicciones, y es una joya digna de ser oída por todos los musicópatas.

Tras la muerte de su mujer y su mejor amigo, John decidió que era momento de cambiar el rumbo de su vida, y se desintoxicó junto a su nueva mujer, la que le daba ánimos y le apoyaba, e incluso la que le forzó a cantar a pesar de su tartamudez. 

Finalmente su vida dio un profundo cambio cuando se mudó a Berlin, donde le propusieron mezclar su Scat con música electrónica, que era lo que se llevaba por los años 90 en la Alemania reunificada. John era escéptico, no sólo por mezclar dos estilos tan diferentes, sino por tener que cantar, algo que no le hacía demasiada gracia.

A partir de la grabación de su primer single: Ski Ba Bop Ba Dop Bop, la fama que tantos años le había sido negada, le llegó de golpe. Sus letras optimistas, con las que apoyaba a los jóvenes con defectos como el suyo o cualquier otro, su buen humor y esa nueva mezcla un poco extraña, pero tremendamente pegadiza empezaron a reventar las pistas de medio mundo y John Paul Larkin se convirtió en Scatman John, un hombre que casi por casualidad había convertido su peor defecto en su mejor virtud. 

Su mezcla triunfó en Europa y en los países anglosajones, pero fue un éxito absoluto en Japón, donde no sólo ese single, sino varios trabajos posteriores, algunos publicados sólo para el público japonés se convirtieron en números 1, haciendo de Scatman John una máquina de generar dinero, tanto en música para anuncios, muñecos de Ultrascatman o simplemente por poner su cara en las latas de Coca-Cola. 

Cuatro años después de su gran éxito, en 1999, como una cruel broma del destino, un cancer de pulmón sesgó la vida de Scatman John. 

Author: Dr. Evo Fdez.

Musicópata de nacimiento, sus padres notaron algo raro en él cuando de pequeño lloraba afinado, por eso lo mandaron internado al Musiquiátrico aún siendo un niño. Hoy, muchos años después, se ha reconvertido en un monstruo musicopático, ávido de devorar todos los injertos musicales que se pongan a su alcance.

Compártelo con todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas