Le Tigre y la Visibilidad Feminista | Electro-Clash Americano

Diagnosticadas por odio compulsivo al heteropatriarcado.
Nuestro gabinete de expertos advierte que pueden ser altamente contagiosas

Cuando iniciamos la labor de ponernos en contacto con las personas que forman Le Tigre advertimos que éstas se encontraban dispersas por la escena artística underground neoyorquina, pero igualmente consideramos necesarioa la par que urgente– citarlas a nuestro consultorio con el objetivo de revisar sus patrones de conducta.

Más cercanas al electro-pop que al punk, este trío se ha caracterizado por su activismo feminista de talante radical, así como por sus consecuentemente derivadas letras comprometidas: ora defensoras de la comunidad LGBT, ora abanderadas de otras causas menormente relacionadas con la lucha de género, ora directamente recortadas de las consignas de una manifestación.

Sin necesidad de recurrir a la hipnosis de manual, nos relatan que la idea original germinó en 1997, tiempo en el cual Kathleen Hanna (que tras integrar la banda Bikini Kill, andaba enfrascada en su carrera en solitario como Julie Ruin) conociera a la fanzinera Johanna Fateman y a la realizadora audiovisual Sadie Benning. Poco tardaron en confabular en triángulo con el propósito de lanzar su primer álbum, Le Tigre (1999), bajo el sello independiente Mr. Lady Records. Johanna nos recuerda… “Nuestro background ‘hazlo-tú-mismo’ y nuestra historia con Mr. Lady, que era un pequeño sello radical de lesbianas, es una parte verdaderamente importante para entender lo que somos hoy.”

Pese a su continua coherencia, si bien en los primeros discos las charlas interpistas abundaban, cuando establecieron una relación de trabajo con Universal dichas charlas se redujeron ostensiblemente. Aunque a posteriori continuaran participando en la escena independiente.

A mediados de 2006, Le Tigre anunció que la formación se iba a tomar un descanso indefinido para que sus miembros emprendieran proyectos en solitario, fueran de la índole que fueran. Desde entonces resulta mucho más complicado contemplar su puesta en escena, durante la cual proyectaban desde fotografías de manifestaciones hasta perspectivas imposibles, pasando por un banco de imágenes sugerentes. Sin duda así empoderaron aún más su música, cargándola de esa polisemia intrínseca a la multidisciplinareidad artística.

Le TigreEn 2009 retomaron esporádicamente  su actividad para colaborar con otros artistas, tipo Cristina Aguilera; en el otro extremo de su propio ring de lucha estaban gestando la preparación del documental Who Took the Bomp? Le Tigre on Tour (2010), donde clarifican sus motivaciones para enfrentarse, mediante el sentido del humor, con el sexismo y la homofobia inherentes en el mundo del rock. Pese a su publicitada coherencia han acabado sonorizando anuncios de Nivea, de joyería o de lo que sea; con sus estridencias han ambientando también películas y series, en diferentes grados de afinidad ideológica. Su peligrosidad radica en el hecho de que han sido catalogadas como herederas de la excelsa era de las Riot Girrrls, armadas de argumentos y de samples electrónicos corrosivos que lanzan desde su particular caja de pandora creadora.

Author: Dra. Laura Trans

La Dra. Trans (Carcelona, 1986) cursó Parapsicología arqueológica en la Universidad de Yale, estudios que completaría con su tesis doctoral titulada Corrientes autodestructivas en el margen izquierdo del río Nervión. Expande sus pensamientos infectos de musicofrenia en su página poetisadifusa.blogspot.com y contribuye a la diseminación antilucrativa de la literatura underground con el proyecto Ediciones Caín'84.

Compártelo con todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas