Los Guajes: la vida es como un carrusel

  • Frenético landismo musicopático para hacer sudar en ibéricos guateques de puro Rock and Roll

Los Guajes siguen defendiendo obcecadamente sus remedios caseros de auténtico Garage, beat, sixties punk, Freakbeat y otros paranóicos recetarios bailables de los 60, bajo la lupa de su particular costumbrismo bizarro, en su tercer álbum ya, “La vida es como un carrusel”. Celebran además sus diez primeros años de ingreso obligatorio en terapias que demuestran una y otra vez ser inútiles, mientras piensen que lo importante para ellos no es ganar el partido sino seguir jugando. Máxima que agradecemos infinitamente desde nuestro lado más independiente de esta luna musicofrénica.

Este cuarteto gijonés (culomollaos) es, sin duda, cada vez más inmaduro, fresco y genuino en su intensa y ciega pasión por el rock and roll. Rock estrujado y grasiento que trabajan desde la profesionalidad y el desgaste más absoluto. La guasa y la fiesta quieren que se alcancen como resultado final, de puertas para afuera, pero para ellos: sudar la camiseta, fuera y dentro del estudio.

Pablo, que se desdobla con sorprendente eficacia para estar casi al mismo tiempo en el bajo y en los teclados, contagia su demoníaca ubicuidad a Kiko, que siempre anda con sus guitarras, transfiere a Pelayo el de las baquetas astucia de otras épocas y a Kike de increíble y seductora voz, “la voz del Rock”, lo eleva a la galaxia del Spanish yeyé excelso y categórico.

Este tercer disco también tiene huellas evidentes del  quinto elemento subversivo aún sin medicar que se nos postula altamente peligroso, Jorge Explosión(productor). Jorge es el único que puede acceder desde su estudio de grabación, Circo Perrotti, a las obsesiones y manías enfermizas de los Guajes sin ser abducidos por sus perversas musicopatías. El caos controlado en el que suele trabajar (y en analógico) este productor y alma matter de Dr. Explosion, ha sido el causante de infinidad de descubrimientos improvisados y fantásticos, en los trece temas que conforman “La vida es como un carrusel”, de manera que se han llegado a trabajar uno a uno con mucha más profundidad y registros de mayor amplitud. Desde la suciedad más fresca y espontánea del Garage punk-rock hasta los efímeros devaneos con la canción ligera, con empeño por seguir optimistas e incombustibles arreándole a la vida con temáticas de personajes extremos pero sin perder lo naiff y torero.

Este disco, en definitiva, tiene más arreglos que los anteriores, (el primero, cazasuecas, fue garagero total, con la voz grabada a una primera toma y los cuatro tocando en directo con un amplificador Elpico  atronando y entrando por los micros de la batería). Está mucho más estudiado y trabajado e incluso hacen uso de más guitarras y de los teclados (novedosos para ellos). Pero todo sin perder la energía y la pasión, la simpleza y crudeza del rock de los garajes norteamericanos de principios de los años sesenta, con muchos menos medios pero más distorsión y volumen, como aquellas locuras del tipo: Cosmic Psychos, The Blus Magoos, The Count Five, The Seeds, The Standells,… Además son todos temas propios en lugar de versiones, haciendo solo dos adaptaciones al castellano de sendos pelotazos ya clásicos: “It´s true” de Brenda Lee y “Anyway you want it” (que para ellos se titula “Siempre que tú quieras”) de Dave Clark Five, infestada masivamente por Los Ramones.

Se desenvuelven como expertos en el manejo de los vasos comunicantes donde se equilibran perfectamente  Yeyé atemporal y dislocado Garage , su lado popi más ligero y un toque de aportación cafre que los identifica allá por donde van. ¡Amigos del Musiquiátrico! Esto es Garage Ibérico, Revival Hispanic Rock and Roll, Rock de guateques Pre-hippies, lo podemos llamar como queráis. Pero Los Guajes aportan mucho más y mejor . Son doctores especialistas del Mersey-Beat más liverpooliano con exquisito feeling bajo-batería e imperceptibles toques de doo-wop en la voz. Se elevan por encima del común de los mortales con su Freak-Beat de explosiones y distorsión, tuteando a The Creation, Rory Storm and the Hurricanes (grupo donde Ringo Starr era batería), a los primeros The Zombies, Easybeats, The Sorrows, Los Grimm (grupo español). Hablamos de puro Rock and Roll, serio y con mayúsculas, con un talento especial para crear y describir arquetipos literarios, con querencia a la serie B, el cine de barrio y los perfiles cachondos y reprimidos del gran Alfredo Landa.

La autoedición es su bandera, entre otras cosas porque nadie les hace caso dentro de este circo malsano de las discográficas( ninguna apuesta por ellos). Lejos de rendirse celebran cada directo, cada concierto, como el primero (o acaso como el último). Su vida es como un carrusel desde hace ya una década, si te quieres CONTAGIAR, súbete…y al que no le guste que no mire.

 

Author: Dr. J. Lobos

Compártelo con todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas