Sones Cubanos en Sevilla | Chucho Valdés y Buenavista Social Club en la Maestranza
Nov10

Sones Cubanos en Sevilla | Chucho Valdés y Buenavista Social Club en la Maestranza

Si hablamos de Buena Vista Social Club, hablamos de tradición y de música de raíz, auténtico son cubano, que nos transporta a otros tiempos y otros lugares, a las salas de fiesta de los años 50, los años de esplendor de La Habana. El apellido Valdés es sinónimo de una de las más importantes familias de música de Cuba y por ende, de todo el mundo. Hablamos de auténticos padres, genios innovadores que merecen una Mención de Honor en el Salón de la Fama del Musiquiátrico.  The AfroCuban Messenger son la nueva banda de Chucho Valdés, con la que ha recorrido todo el globo desde 2010. El fin de semana Cubano comenzará el viernes con el vibrante espectáculo del octeto cubano del célebre pianista Chucho Valdés. Reinaldo Melián Alvarez a la trompeta y Carlos Manuel Miyares Hernández al saxo tenor lo acompañan en la sección de vientos. Juan Carlos Rojas Castro a la batería, Dreiser Durruthy Bombalé y Yaroldy Abreu Robles, componen la impresionante sección rítmica de estos mensajeros afrocubanos. Lazaro Rivero Alarcón al bajo y Mayra Caridad Valdés, (hermana de Chucho e hija de Bebo) a la voz, completan la formación que acompañará a Chucho el próximo Viernes 15 de Noviembre. Jazz, Bebop, Swing y música Afrocubana componen la explosiva receta de esta banda, que según el propio Chucho, se ha expandido más allá de todo cuanto había hecho antes. Tras una intensa gira europea, en la que Chucho ha reservado varias citas en España, entre las que se encuentra el homenaje en Barcelona a Bebo Valdés, el de Sevilla será para estos Messengers el último concierto de este 2013. El club social Buena Vista de La Habana, fue junto con el Tropicana, el sitio más popular de los años dorados de la ciudad, un lugar donde se encontraban bailarines y músicos y donde se desarrolló uno de los mayores movimientos musicales del país caribeño. En los años 90, casi 50 años después de que el club cerrase, Ry Cooder y Wim Wenders, reunieron a algunos de los miembros del club, entre los que se encontraban Eliades Ochoa, Ibrahím Ferrer, Compay Segundo, Omara Portuondo y Rubén González, y recuperaron esos sonidos y esas canciones que se iban perdiendo en el tiempo, junto a los miembros del club social. Poco a poco, estos dinosaurios de la música se han ido extinguiendo, aunque los que quedan en pie siguen dando guerra. Omara Portuondo lleva junto a Eliades Ochoa la voz cantante en esta gira, con la que hacen 16 años desde la grabación de su primer disco allá por 1997. No obstante, las últimas noticias del grupo en las redes sociales...

Leer más
La revolución no será televisada pero será cantada
Nov07

La revolución no será televisada pero será cantada

En el Musiquiátrico ya hemos prestado atención a actos protesta de musicópatas de todo el mundo, como el de las Pussy Riot que tanto dieron y darán que hablar, o el de Javier Krahe, que aún sigue oliendo en la cocina. Pero hoy nos vamos a centrar en auténticos himnos que han recorrido el mundo, denunciando las injusticias llevadas a cabo por los mandatarios. Muchos murieron por defender sus ideales, por luchar contra la opresión y la injusticia, y otros muchos tuvieron que abandonar su hogar por pensar de manera prohibida. En esta recopilación no están todos los que son, pero son todos los que están, revolucionarios que lucharon con el arma más poderosa: abrir los ojos al pueblo. Existen muchas maneras de someter a un pueblo. Los peores dictadores se refugiaban en falsas democracias, y creaban su propia verdad a partir de la mentira y la manipulación. Latinoamérica sabe como nadie de lo que estoy hablando, aunque no son los únicos, ya que hoy en día esto es habitual a lo largo y ancho del globo terráqueo. Sin embargo, cada dictador, cada general, cada comandante, cada uno de los presidentes de gobierno y primeros ministros de todos y cada uno de los países del mundo temen a la misma cosa, La Verdad, y sobre todo, tienen miedo de quién la cuenta. Uno de esos hombres que provocaron el miedo en sus mandatarios fue el eterno revolucionario chileno Victor Jara, torturado y asesinado por las fuerzas de represión de Augusto Pinochet, que cantaba usando palabras de Emiliano Zapata, “sólo quiero Tierra y Libertad“. Victor Jara fue asesinado por las fuerzas de Pinochet en el Estadio Chile en septiembre de 1973. Uno de los grandes himnos de la revolución de los pueblos lo engalonó Quilapayun, también chilenos, exiliados de su país en 1973, con la entrada al poder de Augusto Pinochet. La historia de Quilapayun estuvo íntimamente ligada a la de Víctor Jara, y su destino hubiese sido el mismo, de no ser por que la misma semana del golpe de estado y represión posterior de Pinochet, Quilapayun estaba dando un concierto en Francia, donde empezó su exilio forzado hasta 1989. Su himno de cabecera, “el pueblo unido jamás será vencido” desató una batalla campal durante su concierto en el Festival de Viña del Mar en 1973. Ese día, semanas antes del golpe de estado, el país estaba dividido entre los que apoyaban a Pinochet, y los que se oponían a él, la mayoría seguidores de Quilapayun y Victor Jara. El festival tuvo que ser suspendido por la batalla campal que se desató en el público al oir la música...

Leer más

Transadélica, conexión afrocubana en la Costa Brava

Terapias de musicomestizaje: El camino más corto entre La Habana y Orán con escala en Barcelona Mayo de 2011 fue la fecha que vio nacer a este germen musicopático de fusión congénita entre los pilares sonoros del Raï, el Rock y la Rumba, con sus cimientos bien encofrados sobre la música cubana: Transadélica. Del Son Cubano más tradicional y enraizado hacia los ritmos de Oriente en una potente y curativa revisión anacrónica del espíritu cosmopolita de los locales argelinos de los años 50, aportándole callejerío y patologías flamencas de la Rumba Catalana. Celda de lujo en el Musiquiátrico para siete sabios del mestizaje. La amparanoica y durante mucho tiempo considerada “la manu chao” española, Amparo Sánchez, ha encontrado en sus otros seis compañeros de celda su mejor correctivo a la hora de canalizar sus manías musicopersecutorias de raíces globales desatadas desde el Caribe al Norte de África, en un eterno vuelo de ida y vuelta sobre las alas de sus aires andaluces, rumberos y rockeros. Los demás tripulantes de esta experiencia sonora son: Yacine Belahcene (ex Cheb Balowsky), Yannis Papaioannou con el laúd griego (Oriental Groove), Jordi Mestres en el contrabajo, Oscar Ferret al piano, Albert Maynou con las bases y Allan Pérez con las percusiones(Ocantomi-Cuba). El resultado de este potaje internacional es la revivalización mejorada y aumentada de aquel cóctel espontáneo surgido en los mejores ambientes del centro de Orán (años 50 y 60), donde los franceses nacidos en Argelia (pied noirs), junto a los magrebíes y otras gentes de todo el mundo aportaban su granito de arena (Boogie-Woogie, flamenco, beduino, chanson francesa, rumba y cualquier otro aroma transoceánico y musicopático que se diera cita allí) para crear algo único e irrepetible. Transadelica es un Combo frenético, un Ensemble de aspiraciones musiconíricas perfectamente contrastadas con sus saberes y experiencias Transadelica es trepidante, sugestivo y evocador, como ya comparte toda la crítica. Es la exacta interiorización de la música Raï en un imaginario malecón dentro del mismísimo Barrio de Gracia de Barcelona. Todos y cada uno de sus componentes contagia a los demás de sus propias obsesiones para acabar construyendo entre todos un auténtico y sugerente Castellets musicopático instrumental, coral y humano. De esta manera consiguen mostrar ingeniosamente temas de Abdelhakim Garami, Dahmane el Harrachi, Palito Ortega, Maurice el Medioni,… volviéndose gloriosamente enfermizo y contaminante en estos sonidos Raï, el uso de instrumentos populares del norte de África y mediterráneos, en escrupulosa mezcolanza, más tarde, con baterías electrónicas y bajo, adaptando al gusto más actual las viejas melodías (donde el Cheikh-maestro-repartía sabiduría, lamentos y autocrítica). Fue a finales de los 70 cuando los sintetizadores y las cajas de ritmos...

Leer más
Ir a la barra de herramientas