Tana Santana: Entrevistas desde mi isla

Entrevista a Tana Santana en su visita a las Master Classes de Mousiké 2012 (La Laguna – Tenerife)

Nacido en Gran Canaria e hijo adoptivo del País Vasco, Tana Santana es uno de los bajistas con más proyección de España. Su inquietud por el instrumento le sacó de la isla para estudiar la especialidad de Bajo eléctrico en el Centro Superior de Música del País Vasco (Musikene). Él mismo comenta que es un mercenario de la música, ya que así son los tiempos que nos ha tocado vivir, y que si no fuera por sus amigos probablemente no sería músico.

Un joven con unas metas muy claras, al que seguro tendremos controlado de cerca en el Musiquiátrico.

Entrevista Tana Santana:


Soy una persona que se dedica a la música y en cierto modo supongo que vivo intentando cumplir mi sueño, que es hacer lo que hago, o casi.

  • ¿Qué significa la música para ti?

Pues es una pregunta que me hago muchas veces, porque llega un punto en la vida, en el que el papel que juega la música en tu existencia se empieza a enfrentar con otras movidas, por ejemplo, tener una familia o tener hijos. Yo no soy un genio de la música, estudio y me la tomo con mucho respeto e intento hacerlo lo mejor posible, pero no me da para ir sobrado, de momento no. Hay veces en los que parece que tienes que elegir. Para mí la música, no quiero decir que lo es todo, porque no lo es, pero juega un papel importantísimo.
Es algo muy importante, y que en cierto modo, orienta mi vida en una dirección clara y determinada, que es la de ser un “artista entre comillas”.

  • ¿Cómo empezó tu relación con la música?

Supongo que en mi familia la música siempre estuvo presente. Mi padre y mis tíos cantan, mi padre toca la guitarra y el piano, aunque no lo hacen de forma profesional, ellos han ganado con la música mucha más pasta que yo. En casa siempre hubo música, siempre recuerdo a mi madre y a mi padre cantando y tocando. Mi padre es profesor de guitarra en colegios y de hecho estuvo un tiempo colaborando con Mestisay, mis tíos estuvieron en Mestisay hasta la última época. Y mi primer contacto fue ese. Aunque realmente yo nunca tuve especial interés cuando era chico. Creo que me llevó mi padre al conservatorio dos veces y le pedí por favor que no me llevase más. Y no me interesé en tocar un instrumento hasta que un amigo se compró una guitarra eléctrica y me enseñó un día La-Re-Mi y nada, empecé a tocar.

  • ¿Hay algo por lo que decidieras elegir el bajo en vez de otro instrumento?

(Risas) Es la típica historia del guitarrista malo que coge el bajo. Hubo algo en concreto y es que yo estaba loco por tener un grupo, de chico era mi sueño, yo quería tener un grupo. Y nunca lo tenía o siempre me tocaba cantar, pero nunca podía tocar la guitarra que era lo que me gustaba. Empecé a cantar y cantaba fatal, pero por tener un grupo. Entonces un colega quería hacer un trío. Él tocaba la guitarra y me dijo que podía tocar el bajo. Le pedí un bajo prestado a un amigo, con el que estuve tocando un año y pico, hasta que me vendió otro bajo que me costó catorce talegos, que me compré con el dinero del Telepizza y empecé a tocar el bajo con él. Me acuerdo que me puso Primus, Red Hot, Tool,  y por eso empecé, prácticamente de casualidad, y muy tarde además, creo que con 18 o 19 años o así.

  • ¿Cuáles son tus influencias más potentes?

Realmente creo que antes oía mucha más música, de cuestión de horas. Pero desde que entré en la escuela, al margen de las grandes estrellas del jazz y del rock como Avishai Cohen que me gusta mucho, tengo que decir y sinceramente que mis super-influencias son mis amigos. Son mi influencia no sólo para componer, sino para tocar, para estudiar, son el motorcillo ese. Los colegas con los que compartí la escuela y que compartimos un mismo sueño, y los colegas con los que no compartí la escuela pero con los que tengo una relación y que son músicos y hacen sus proyectos, son los que más escucho.

Si es verdad que muchas veces intento componer, y oigo un tema que me gusta e intento medio copiarlo. Por ejemplo, si quiero hacer un tema de Big Band, pues me agarro una escuela de Big Band, cojo un tema que me gusta y lo voy copiando, tal cual. Si los trombones hacen una frase al unísono y la nota más aguda es sol, yo hago una frase unísono con la nota más aguda en sol. Aunque sea otro ritmo. Si la melodía la toca un flugel con una flauta, yo hago una melodía con flugel y flauta, Que la estructura es ABBA con un interludio para otro solista, y hacen un spread los saxos, pues yo hago un spread con el saxo y una estructura ABBA.
Las influencias muchas veces me afectan así, veo algo que me gusta y lo intento copiar. Pero por otro lado, la mayor parte es de mis amigos y profesores cercanos  son los que más me afectan a la hora de tocar.

  • ¿Crees que los músicos han de abrir su visión más allá de hacer música para grabarla y hacer conciertos?

Yo no creo nada, que nadie tenga que hacer nada. Creo que todo el mundo tiene que hacer lo que quiere hacer y lo que le llena a él como artista. Por que hay gente muy potente y que toca muy bien, y no tiene por qué hacer otra cosa. A lo mejor si quiere comprarse una tele de plasma deberían hacerlo. Pero como artista solamente, nadie tiene que hacer nada. Creo que es muy importante estar activo, hacer conciertos, sacar productos, tocar con mucha gente, o no. Por que después está la peña que tiene un grupo y ese grupo mola que te cagas y no tienen necesidad de tener ningún otro grupo. Tool tiene un grupo, es Tool y ya está. Para qué se van a poner a estudiar a Stanley o para que se van a poner a hacer promociones, no. Haces tu música y ya está. No tienes que hacer  otra cosa. No tienen que aprender a tocar con el metrónomo a negra. Cada uno tiene que hacer lo que realmente siente. Si me preguntas desde una perspectiva profesional, en mi caso, intento ser siempre lo mejor posible en muchos aspectos, en plan de poder componer, poder tocar bien un instrumento, llevar la web adelante, tener mi proyecto personal y colaborar en el de los colegas que me gusten. Pero ese es mi caso personal, que estoy luchando como un mono en una liana, pero no soy  nadie para dar consejos, ni decir qué tienen que hacer los demás.

  • ¿Qué es Tana Santana Proyect?

(Risas) Algo a lo que le voy a cambiar el nombre pronto, por que me suena horrible.
Componía muchos temas cuando no tenía ni idea de música, cuando empecé a aprender a tocar, de repente dejé de hacer música propia, dejé de tocar música que me gustaba, como rock o funk. De repente fue como “tienes que tocar Bop o tienes que tocar Parker” lo estudié y lo estudio como mejor puedo tocarlo y espero tocarlo mejor. Pero de repente, aproveché que tenía que montar mi fin de carrera y empecé a componer, inspirado en amigos que hacían lo mismo.
De alguna manera, Tana Santana Proyect es un escaparate de música que intento hacer y que no acabará y que tengo la posibilidad de hacer por que me rodeo de música que además son mis colegas y que van contigo a ensayar porque les gusta tocar.
Es un proyecto personal donde puedo intentar probar. Cada vez voy cambiando, me rallo con Avishai y digo, voy a intentar hacer una movida en este rollo, y gracias a eso puedo experimentar. Con esto es con lo que más aprendes, escribes y pruebas y tocas, y te dicen esta tesitura es una mierda, este salto no lo puedo tocar. Entonces Tana Santana Proyect de alguna manera es mi intento de componer y probar todo lo que tengo en la cabeza y a veces me lleva a una dirección, y a veces a otra. Uno de los sueños de mi vida sería grabar un disco, sabiendo que no tengo pretensión de vender ni uno, el hecho de grabarlo y aprender, porque el camino en sí ya mola. Y tengo asumido que nunca seré una estrella del Jazz o del Pop, porque realmente no lo necesito. Necesito la pasta, para poder seguir haciendo lo que hago, que es lo que me gusta. Me gustaría tocar por todo el mundo, que sería mi sueño por excelencia. Creo que no le pido mucho más a la vida en ese aspecto.


  • ¿En qué proyectos estás trabajando ahora?

Como todo músico mercenario en lo que me va saliendo día a día. También estoy en otro grupo que se llama Boston Jai, que es música de fiesta en Euskera, del País Vasco, con un rollo más comercial, o sea, más trabajo, con gente de puta madre, y acabo de entrar ahora.
Artísticamente tengo como algo sólido mi proyecto para el que tengo que conseguir bolos para mantenerlo vivo.
Y una cosa que me gusta mucho. Colaboro con un proyecto de Flamenco Jazz que es el saxofonista cantante Antonio Lizana y acabamos de grabar el disco hace poco. Independientemente de cómo salga el disco, fueron dos semanas con cinco fulanos, que aparte somos colegas, en una casa en el campo, donde fueron dos semanas de tocar y estudiar para esa movida, y los últimos días encima con un bolo por la noche.
Estábamos aislados en el campo sin vecinos, y desde por la mañana hasta la madrugada tocando, estudiando, mejorando los arreglos y al final, bolo. Y al día siguiente te levantabas y oías el bolo. Y como guinda después de aquellas dos semanas, te metes en un estudio y grabas lo que llevas estudiando y tocando en el Jazzaldía y de gira por el País vasco.
Después de esas dos semanas te grabas el disco, y qué mas da como salga el disco, después de esas dos semanas era mejor músico, salí tocando mejor, moviéndome mejor en un estudio, trabajando mejor. Ese proyecto me gusta mucho, yo creo que tiene más salida que el mío. (Risas)

Imagen de perfil de Dr. Evo Fdez.

Author: Dr. Evo Fdez.

Musicópata de nacimiento, sus padres notaron algo raro en él cuando de pequeño lloraba afinado, por eso lo mandaron internado al Musiquiátrico aún siendo un niño. Hoy, muchos años después, se ha reconvertido en un monstruo musicopático, ávido de devorar todos los injertos musicales que se pongan a su alcance.

Compártelo con todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-
-
Ir a la barra de herramientas