Triple Deja-vu con George Clinton, Snoop Dog y Hot Eight Brass Band

Seguro que alguna vez has ido paseando por la calle y se te ha cruzado un perro por delante, y justo al volver la esquina ese perro volvía a estar ahí, una y otra vez, tras cada esquina que doblaras. No te preocupes, es sólo una de las características que envuelven la sintomatología básica de la musicopatía severa. Ese fenómeno se conoce como Deja-Vu, y tú puedes estar afectado por él. Como prueba, un caso musiquiátrico ejemplar.

Nos remontamos a los tiempos ancestrales de 1982, allí donde los sintetizadores se habían encontrado con los nuevos ritmos provenientes de los barrios marginales de los Estados Unidos. En esa época, se cocían a fuego lento y a base de experimentación al más puro estilo musiquiátrico, los estilos que marcarán la música actual. Y es aquí, en los jóvenes y alocados años ochenta, donde nos encontramos al primer perro. El ‘Atomic Dog’ de George Clinton & The Parliament-Funkadelic publicado en el álbum “Computer Games”.

Esta canción supuso la vuelta de P-Funk a las listas de éxitos. P-Funk fue un colectivo formado por George Clinton junto a The Parliaments, un grupo de ‘Doo Wop’ formado en los años 60, con Clinton en sus filas, y que se reunían a cantar en una peluquería de Nueva Jersey. Años mas tarde (a finales de los 70), pasó a llamarse Parliament, olvidando el género vocal para acercarse al funk psicodélico que empezaba a pegar fuerte en aquella época.

La otra banda que formaba el colectivo P-Funk fueron los Funkadelic, formada por George Clinton por problemas legales con el nombre de Parliaments. A fin de cuentas, Parliaments y Funkadelic compartían a la mayoría de sus músicos,  todos ellos liderados por el incombustible George Clinton.

El siguiente perro que se cruza en nuestro camino nos lo encontramos algunos años más tarde, y con otro look completamente distinto.

A principios de los noventa, el rap americano despegó en las listas de éxitos como nunca antes lo había hecho. Los éxitos de Public Enemy o Run-D.M.C. no eran ya comparables a los miles de millones de dólares que empezaban a mover los superhits de la época. Uno de esos álbumes millonarios fue la ópera prima de uno de los grandes del rap de nuestro tiempo: Snoop Doggy Dog.

“Doggystile” fue el primer disco de Snoop Dogg, editado por Death Row Records en 1993, y entre sus tracks, encontramos la que se puede considerar la presentación del artista, ‘Who Am I’ – ‘What’s my name’, en la que hace un pequeño guiño al tema ‘Atomic Dog’ de George Clinton.

Sin embargo, esto que os vengo relatando es habitual. Que un rapero samplee y tome secuencias de otros músicos, no es nada nuevo. Sólo un cover o un homenaje. Sin embargo, “nos queda aún otro perro trás otra esquina”.

El tercer perro que nos encontramos es bastante actual. Debemos ir hasta una esquina de Louisianna, en Nueva Orleans, para volver a vivir esta escena que ya hemos vivido. Un deja-vu que nos vuelve a transportar a otra época. Así como Snoop Dogg revitalizó el tema de George Clinton, la Hot Eight Brass Band nos ha devuelto el tema de Clinton a través de una versión del ‘What’s my name?’ de Snoop Dogg a base de instrumentos de viento.

Los miembros de esta banda llevan tocando juntos desde que en 1995 completaran la formación en el Instituto, pero no es hasta después del Katrina, que estos chicos se dan a conocer con un homenaje a las víctimas del huracán.

 

Para que luego no digas: ‘Esto me suena’

Author: Dr. Evo Fdez.

Musicópata de nacimiento, sus padres notaron algo raro en él cuando de pequeño lloraba afinado, por eso lo mandaron internado al Musiquiátrico aún siendo un niño. Hoy, muchos años después, se ha reconvertido en un monstruo musicopático, ávido de devorar todos los injertos musicales que se pongan a su alcance.

Compártelo con todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas