Animales Muertos: La insoportable levedad de lo mitificado

Diagnosticados de manía esquizoide cargada de rabia y de toxicomanía militante patológica

Portada del Disco "Animales Muertos"Animales Muertos fue un trío zaragozano formado de mediados de los ’90, representantes prototípicos de un punk previsible estructurado en base a cuatro acordes que devienen en la vorágine del tum-pá-tum-pá. Si por algún casual decides acopiarte con su discografía te aseguramos que no tendrás que invertir horas y horas descargándote música, aunque probablemente sí que necesitarás tratamiento para los síntomas derivados de sus ondas musicopáticas.

Como máximo podrás conseguir algún que otro directo pirata, además de su único disco homónimo (Animales Muertos, 1995), que contiene 13 cortes frenopáticos entre los cuales destacamos: una versión de Judas Priest titulada “Vendémelo”, acompañada por otros temas propios como “Lakra social”, “Nosotros somos la venganza” y “Almorrana”. En la portada del autoeditado disco aparece, en una estética de lo más precario, el Papa Juan Pablo II inyectándose heroína, con una amalgama de referencias toxicológicas y eclesiásticas inundadas en una marea de billetes. En la contraportada, tras una lista de dedicatorias incluyen:

“P. D.: Dedicado muy especialmente a todos los camellos presos y a las drogas. Sin ellas nada sería igual”

Pese a contar con una única grabación, ocupan un lugar importante en el imaginario del movimiento punk, contando muchos musicópatas seguidores que añoran su presencia en los escenarios. Se han convertido en un grupo relativamente idealizado y casi mítico, aún cuando el producto ofrecido no despunta por su amplitud de registro ni por su calidad. Quizás dicha entronización proceda tanto de su estilo rudo cercano al Oi! y – por ende – altamente pogueable, como de su habitual recurrencia a versiones demenciales de otros grupos considerados míticos. Probablemente contribuyera también que se disolvieran antes del ocaso de la década que los vio nacer, igual que hicieron otros proyectos musicales que – gracias a su brevedad – quedaron más idealizados en el retrato acordado en el inconsciente colectivo.

Diez años después de su disolución se permitieron realizar una serie de conciertos exitosos. Su última aparición pública sucedió en el “CSO La Casika” de Móstoles (Madrid). En cuanto a otras referencias, dicen y comentan que en alguna de las múltiples formaciones que han acompañado a Manolo Kabezabolo, anti-ídolo musical donde los haya, podíamos encontrar a supervivientes de Animales Muertos.

Los aquí presentes, tras este diagnóstico, no nos pronunciaremos ni en favor ni en contra de Animales Muertos a la hora de recomendarlos en nuestro recetario musicopático. Lo dejamos a vuestro criterio, y seréis vosotros quienes correréis con los riesgos de la venganza más punk de los Animales Muertos.

Imagen de perfil de Dra. Laura Trans

Author: Dra. Laura Trans

La Dra. Trans (Carcelona, 1986) cursó Parapsicología arqueológica en la Universidad de Yale, estudios que completaría con su tesis doctoral titulada Corrientes autodestructivas en el margen izquierdo del río Nervión. Expande sus pensamientos infectos de musicofrenia en su página poetisadifusa.blogspot.com y contribuye a la diseminación antilucrativa de la literatura underground con el proyecto Ediciones Caín'84.

Compártelo con todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-
-
Ir a la barra de herramientas