Prescripción Musiquiátrica para el mes de Julio: Festivales y conciertos | Etnosur, AlRumbo…

Si el agobiante verano te tiene sumido en una constante agonía calorífica e infernal, que hace que tus neuronas empiecen a reblandecerse, y que tu cerebro empiece a funcionar más lento, lo que necesitas es una escapada barata a un festival de música en el sur de España donde poder relajarte y refrescar tus ideas.

Uno de los festivales que más afluencia de público está teniendo en los últimos años, que no suele defraudar con los grupos que escogen para el cartel, y mucho menos con las ‘miles’ de actividades programadas, es el Etnosur, en Alcalá la Real (provincia de Jaén). Para aquellos que lleven los últimos años encerrados en un musiquiático sin internet ni balcones, el Etnosur es un pueblo entero de festival, donde los abuelos del lugar se entremezclan con los miles de jóvenes de todo tipo y condición que se acercan hasta Alcalá la Real en perfecta paz y concordia.

Etnosur es la apertura de todo un pueblo a la cultura alternativa y la música étnica durante todo un fin de semana, el del 15 de Julio. Etnosur es una forma diferente de hacer las cosas, que se nota incluso en la gratuidad de todas las actividades que se organizan durante el festival. Y por si el ambientazo que se forma en el pueblo y las cientos de actividades te saben a poco, este año además, han tenido la casual ocurriencia de traer, ni más ni menos, que al padre del Afrobeat, Femi Kuti, junto con varios proyectos musicales centrados en la música étnica africana y en la fusión sonora afro-europea, que serán el leitmotiv del Etnosur 2011.

Por otro lado, el fin de semana del 23 de julio, tenemos dos grandes citas musiquiátricas en la provincia de Cádiz.

Por un lado, tiene lugar la decimosegunda edición del festival AlRumbo en Chiclana de la Frontera. Uno de los festivales veraniegos que más está creciendo en los últimos tiempos y que este año trae un cartel bien florido y variado, para todos los gustos y colores.

Los Delinquentes, Albertucho, La Kinky Beat, Fuel Fandango y Los Niños Velcro, estarán por las playitas chiclaneras el viernes 22 de Julio haciéndonos bailar y saltar, pero si eres un musicópata nato, a lo mejor prefieres a Narco, Sfdk, y Trashtucada, que moverán la tierra el sábado a partir de las 8 de la tarde. El festival cuesta unos ‘2o petrodólares’ los dos días, y 5 más si te quedas en el camping. Un precio bastante asequible para el cartelazo que se han marcado y los tiempos que corren.

Pero sin embargo, para los musicópatas más clásicos, más jamaicanos, amantes del reggae y el ska, tenemos la suerte de volver a contar en España con el que probablemente sea el grupo de ska más mítico de todos los tiempos: The Skatalites.

Los jamaicanos nos han concedido este año una cita triple en nuestro país. La primera, el miercóles 20 de Julio  en otro festivalazo de nivel internacional como es La Mar de Músicas de Cartagena. El jueves 21 de Julio, The Skatalites bajan hasta el sur, para tocar en Málaga y el Sábado 23 estarán actuando en el Baluarte de la Candelaria en la gaditana tacita de plata.

Además de los Skatalites podemos ver desde el Viernes 8 de Julio a la Balkan Beat Box, a Gilberto Gil, o los estrenos y conciertos únicos en España del pianista Ludovico Eunaudi con su sexteto, y Cheikh Lô, algo imprescindible de ver en el currículum vitae de cualquier musicópata que se precie.

Los musicópatas más antiguos podrán pensar que “The Skatalites ya se están poniendo un poco pesados”, que por un lado o por otro tocan en España año sí, año también. Pero yo creo que eso es una bendición que sólo demuestra la imponente fuerza que tiene este grupo formado allá por los años 50 en la lejana isla de Jamaica.

Así que este mes de Julio puede ser movidito para los musicópatas más graves, y para sanar esa espantosa dolencia, espero veros a todos y cada uno (que pueda), en todos y cada uno de los imperdibles conciertos que se están moviendo por el sur de España.

Author: Dr. Evo Fdez.

Musicópata de nacimiento, sus padres notaron algo raro en él cuando de pequeño lloraba afinado, por eso lo mandaron internado al Musiquiátrico aún siendo un niño. Hoy, muchos años después, se ha reconvertido en un monstruo musicopático, ávido de devorar todos los injertos musicales que se pongan a su alcance.

Compártelo con todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas