Los Enemigos, incomprensión y reverencia

Procedemos al estudio de Los Enemigos, rara avis del rock español

Sin lugar a dudas, uno de los platos fuertes de la próxima edicion de Territorios Sevilla será la presencia de Los Enemigos, una de las bandas fundamentales del rock hecho en el estado español aunque, como suele ocurrir, en vida nunca gozaran de la aceptación que debiera tener un grupo así. Decimos en vida porque, hace ya doce años, Los Enemigos decidieron disolverse con dignidad para emplearla de nuevo si fuera menester juntarse, como ha ocurrido con esta última gira que (esperemos que no), puede ser la última oportunidad de ver juntos a Josele, Fino, Chema y Manolo.

Los Enemigos comenzaron a darse a conocer tras ganar el Villa de Madrid, lo que facilitó que pudieran grabar su primer maxi y luego llegara el disco ‘Ferpectamente‘, en pleno 1986. En el trío figuraban por entonces Josele a la guitarra y voz, Artemio Pérez a la batería  y Michi González al bajo. A pesar de que más tarde sustituirían a los dos últimos Chema ‘Animal’ Pérez y Fino Oyonarte para conformar la formación clásica de la banda, que se completó con la inclusión como miembro de pleno derecho de Manolo Benítez a comienzos de los 90, las tendencias musicopáticas de Los Enemigos se han mantenido constantes desde sus inicios.

Entre ellas cabría destacar la afilada guitarra de Josele, considerado durante algunos años la mejor del rock español por la crítica, el gusto por lo sucio y la distorsión, un casticismo a contracorriente que los llevó a hacer versiones de lo más variado y sobre todo, quizá, las letras de su cantante. Intimista, implosivo, a ratos místico y a veces mundano, en ellas se ha dado cita prácticamente de todo. Historias de talego y drogas, de rock, de amor y desamor, perspectivas insospechadas o influencias que van de La Biblia a Baudelaire. Reflejo en definitiva de una personalidad y una manera de expresar merecedora de estudios psiquiátricos y que pueden no estar tan lejos de las nuestras como pensamos.

Probablemente, todo ello hizo que, como dijo acertadamente Kutxi Romero en una entrevista, Los Enemigos sean sin lugar a dudas “los grandes incomprendidos del rock español“, o muy cañeros o muy blanditos según unas y otras versiones, o demasiado elevados en cuanto a composiciones que dan pie a múltiples interpretaciones.

Sea como sea, poseen una discografía que merece la pena recorrer y en la que encontraremos temas del calibre de ‘Septiembre’, basada en la carta que un chico de Jaén dejó a su familia antes de suicidarse y cuya sola escucha puede causar sensaciones impactantes. La neurosis reflejada en ‘Miedo’, que contiene sentencias como “soy un buzo dentro de tu Johnnie Walker’s Red” o “sólo me dan miedo las monjas, el agua y los niños“, la desesperanza del que carece de libertad en ‘Desde el jergón’ o las referencias a la adicción que asoman en ‘Dentro’ o ‘Hienas’. Sin olvidarnos de homenajes a ausentes como ‘An-Tonio‘, excepcional músico gaditano al que analizaremos en el futuro.

Quince años después de arrancar, Los Enemigos se separaron con honor y a lo grande, con la publicación de dos directos. El primero, ‘Obras Escocidas‘, en el que repasaron su ingente discografía acompañados de amigos como Rosendo, Pablo Novoa, Julián Hernández o Patacho de Glutamato Ye-Yé. De acuerdo con Josele, sólo faltó Raimundo Amador, junto al que grabaron la curiosa banda sonora de ‘Se Buscan Fulmontis‘, en las que clásicos del repertorio enemigo cobran un nuevo aire con el genio de las Tres Mil, al tiempo que se atreven con versiones que van del ‘Sin Solución‘ de Leño a ‘Dirty Love‘ de Frank Zappa, pasando por ‘I Will Survive‘, adaptada como ‘Resucitao‘.

Mientras, también queda para la posteridad ‘Obras Escondidas‘, grabado en esta ocasión en teatros y aprovechando el formato acústico para repasar canciones del estilo de lo que sugiere el título. Tras reunirse de nuevo en 2005 para celebrar los veinte años de su formación, Los Enemigos han vuelto a hacerlo este año, en el que llegará también un recopilatorio amplio con espacio para rarezas. Soñar con su vuelta es gratis, aunque parece complicado viendo los proyectos que protagonizan Josele en solitario, Fino al frente de Clovis y como productor (por sus manos han pasado, entre otros, Los Planetas o Los Deltonos) o Manolo, que se incorporó a Porretas tras la triste muerte del Rober.

Author: Doc Ñop

Compártelo con todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas