Sons of Meteora | Sonidos Rockosos de los hijos del cielo

Mutaciones Post-Grunge para remover las tripas por dentro

Con sólo un primer álbum envuelto en papel de regalo musicopático y rabioso, enérgico y lleno de chulería vitalista, se presentan ante las mentes más distorsionadas de la galaxia sonora, una banda desesperadamente buena y prometedora, sin más artilugios ni pamplinas que su paroxismo, sus exacerbados sentimientos rockeros y universales, mucho morro encima del escenario y aún relativamente pocos kilómetros de carretera.

Abrazamos desde el Musiquiátrico el desparpajo y la agradable locura de raza de esta joven formación, cuyo nombre nos invita a evadirnos por los monasterios y casas de recuperación psicopática, de las impresionantes masas rocosas, grises y talladas por la erosión, del norte de Grecia en la llanura de Tesalia. Como suspendidos en el aire o como caídos del cielo, se ven estas demoníacas construcciones; así mismo llegan Sons of Meteora para violentar nuestras almas exigentes del mejor Rock hecho en nuestro país.

Con un primer plato de degustación a modo de medicina preventiva nos dejaron algo tocados y sorpresivamente enganchados a su sonido carente de falsas apariencias o poses de fotocol. Este primer EP lo titularon “Beautiful Disease” y con cinco dosis de cabreo vírico tan sólo, fueron los ganadores del Hard Rock Café Battle of the Bands en Barcelona y de la Cuarta Feria de la Música de Cardedeu, además del RockCalafell 2011. Ahí no termina la cosa, porque se clasificaron como segundos en el Cirera Rock y fueron finalistas también del Festival La Rotllana en Badalona y el Surface Festival.

Ha sido este año 2012, no obstante, cuando su perfecta conexión emocional y enérgica con público y prensa especializada les está dando la respuesta más acertada y merecida. Son los ganadores del “Nos gusta Polifonik” en su primera edición, desgarrando las neuronas borrachas de Rock duro de unos y otros con absoluta unanimidad. Ahora sí cuentan con su primer álbum en toda regla: “Between the lines”, que contiene nueve capítulos de sus anónimas paranoias psicomusicales rociadas con el Rock Post-Grunge más encendido y visceral, repletos de sonidos pedregosos y piromanía rítmica del conservatorio de la vida.

Guillaume Baylly se dedica a romper micros con su potente garganta de aura magnética y matizada de infinitos fenómenos paranormales; y como si de un compuesto químico inseparable se tratase, elaborado a base de maníacos del Hard post noventero, le acompañan Davidguitarrazo de rocka”, Diego con su insospechada contundencia bajística y Jose, batería plateada de balas lobas. Actitud sin duda incendiaria. Gatillo fácil y experimentos sin gaseosa, pura pólvora sonora para películas de serie B, de ciencia ficción y de humor negro de la mejor escuela americana. Es una banda nacida de la eterna demencia del Rock y el universo colérico más cercano a la vez que galáctico. En este disco recuperan para mejor todos los temas del EP(menos uno), los maximizan, los elaboran, les extraen el máximo del potencial de cada uno de ellos y los escupen en directo una y otra vez. “Shut the fuck up¡¡¡¡”

Nickelback, Foo Fighters, Pearl Jam o Silverchair son sólo unos pocos ejemplos de sus estimados referentes, cumpliéndose en su caso aquello de pegarse a rueda para superar en la primera curva posible. “Between the lines” se grabó en el estudio de Daddy Juanpe (K-cleta) y contó con Joe Marlett como maestro de ceremonias y productor (Foo Fighters, Queens of Stone age, Nine Inch Niles,…). De la masterización se ocupó Tom Baker, queda dicho todo. Las letras del disco profundizan en la experimentación  dentro de una convencida temática homogénea sobre las relaciones humanas y sus diferentes perspectivas. El tema “Beautiful Disease”es la presunción de espontaneidad y frescura de una idea dibujada en sueños y grabada a la primera toma prácticamente. Sin embargo, en otros como “Don´t Pretend” demuestran su capacidad para ahondar en un sonido, sobredimensionarlo positivamente, darle su exacto punto de maduración y forjarle su actitud.

Para añadir fármacos de irreparable efecto a su mundo personal, Sons of Meteora son unos frikis de sus amplis y demás parafernalia en lo alto del escenario. Mario Punsola (MPF Amplificadores) es el mago de sus recreaciones musicopáticas, el dibujante de sus deseos hechos sonido real. Precisamente será por eso que sus conciertos no pueden someterse a comparación alguna. Disponen de un equipo de sonido a la carta y de un sonido inigualable.

Sus intenciones para lo que queda de año son tan simples para ellos y al mismo tiempo tan complicadas para otros, como reventar los tablaos más soberbios de UK, Francia, Bélgica y toda España, además de darle forma y fondo al segundo disco.

Toques alcoholizantes del Grunge, dosis bastardas del Rock Alternativo, riffs directos y contundentes, afinaciones de densidad y pesadez contagiosa, experimentación afilada de espontánea lucidez, así son Sons of Meteora. Soungarden, 30 Seconds to Mars, Incubus,…el efecto sónico y el meteoro de luz Post-Grunge desde el Hard-Rock que tratan de conducir  hasta nuestro planeta los Sons of Meteora, se aproxima salvajemente a ellos. No sabemos si el segundo disco de estudio de Linkin Park (“Meteora” 2003), con su flamante Metal Alternativo y su Nu Metal con leves influencias del Rock Industrial, Hip Hop, Rap Metal, programadores y sintetizadores, fue en algún momento fuente de inspiración para los hijos de Meteora, creemos que no demasiado, pero si fuese así, esperaremos con ansiedad la segunda entrega en formato largo de esta banda para bendecir desde el Musiquiátrico a todos y cada uno de los asteroides musicopáticos suspendidos en el aire o caídos del cielo, nos inspiren más o nos inspiren menos.

Author: Dr. J. Lobos

Compártelo con todos

1 comentario

  1. Un groupe d’anthologie vraiment excelent à voir et écouter sans modération.

    Post a Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas