Clásicos del Rap Español Vol. 3 | Madrid

Seguimos de gira por algunos de los mayores éxitos del Rap nacional

El Musiquiátrico sigue avanzando en la recopilación de los grandes clásicos del Rap de España, pero como ya hemos comentado en anteriores recopilaciones, esta serie de artículos no responde a ningún criterio estadístico o de ventas, sino simplemente es una inmersión profunda en el cerebro de un rapero que ha crecido al mismo tiempo que este estilo en este país.

Una vez repasados los éxitos del Sur y el Este del país, nos vamos hasta la capital, hasta el centro neurálgico de España: Madrid, donde desde tiempos inmemoriales llevan jactándose de haber sido los primeros raperos del país. Para contrastar esto, hagamos un poco de memoria. El Rap se supone que llegó a España a través de las bases aéreas norteamericanas, como la de Torrejón de Ardoz, y a partir de ahí fue extendiéndose como la polvora por todo el país.

No podemos asegurar a ciencia cierta que éstos fueran los primeros raperos, pero sí que en Torrejón se formó la primera Crew del país. O al menos la primera conocida. También es destacable que aunque ya hubiese raperos coetáneos a los madrileños en muchos puntos del país, ellos fueron los primeros que llegaron a comercializar sus discos a través de discográficas y asentaron los principios de una movida a la que aún le faltaba mucho para establecerse.

Pero empecemos con los clásicos. Probablemente el primer grupo de Rap que inició una auténtica carrera musical fueron los CPV (Club de los Poetas Violentos), aunque eso no quiere decir que fueran los primeros raperos, pues ya se conocían por aquel entonces a gente como Mc Randy o Jungle Kings, que se habían dado a conocer gracias a una recopilación de finales de los años ‘80 llamada Rap’in Madrid. No obstante, todo está relacionado, ya que Francisco Reyes, A.K.A. Paco King, uno de los fundadores de Jungle Kings, también formó parte de CPV, junto a El Meswy, Jota Mayúscula, Kamikaze, Mr. Rango, Supernafamacho y Frank-T. Juntos editaron el primer Lp de Rap auténtico en español, titulado “Madrid, Zona Bruta“, del que se vendieron unas 200o copias que hoy deben ser pasto de coleccionistas. Y este tema, Sánchez, que era el garito donde se reunían los raperos en el barrio de Ascao, se convirtió en el primer Hit del Rap español.

A partir de CPV surgieron muchos otros grupos y raperos, tales como VKR, El Chojin y muchos más, todos de la onda de CPV. Al mismo tiempo, los Poetas Violentos fueron editando discos en solitario, que pronto se convertirían también en grandes clásicos, como el Konfusional o Los pájaros no pueden vivir en el agua porque no son peces, de Frank-T, así como el Tesis Doctoral de El Meswy o el Mi turno de El Chojin que nos dejó otro de los grandes hits del rap de los años 90: El jardín de la alegría.

Pero los de Torrejón no fueron los únicos que hicieron rap en Madrid en el siglo XX. Dave Bee y Dobleache fundaron en 1991 el grupo Jazz Two, que se diferenciaba del rap hardcore que estaba de moda en los 90, con unas rimas más tranquilas, un mensaje más sesudo y unas bases más cercanas al jazz que al Rap Underground. No obstante, no fue hasta 1998 cuando se editó su primer LP, Nomon, con el que pusieron a prueba un nuevo estilo que aún no se había visto en este país.

Al igual que pasó con CPV, Jazz Two se dividió y surgieron nuevos discos, que también se conviertieron en clásicos, entre ellos los dos “Comunicología” de Dave Bee, en el que recopiló a una buena parte de la flor y nata del rap español, (como La puta Opepé, Frank-T, Bano, Mios Tios, Elements o el Barbas) o el “Pobrecito Hablador” de Dobleache, que fue una auténtica tesis filosófica rimada.

Otros que tampoco andaban lejos por aquella época fueron Los Trovadores de la Lírica Perdida, compuesto por Ricky y el Apodado El Ese. Los Trovadores, a medio camino entre el Hardcore de CPV y la lírica de Jazz Two, marcaron un antes y un después con su disco “Nuevo Catálogo de Rimas, Manifiestos y Sarcasmos“. Uno de los temas más reseñables de este disco fue “Su primera vez”, un tema sin desperdicio, con un giro argumental que conquistó por su picardía a todos los raperos españoles de la época.

Y para ir terminando, y a sabiendas que nos dejamos fuera a muchísima gente y muchísimos clásicos madrileños, hemos elegido al productor Souchi, cercano a los Trovadores y a Jazz Two, que en 1999 publicó su primer LP, La Esencia, donde además de con Los Trovadores, también contó con un extenso número de Mc’s como Dobleache, Metro, Maese KDS y Morodo.

Morodo fue otro de los grandes innovadores en el mundo del hip-hop español. Aunque ya otros como Mr. Rango habían estado haciendo Ragga, él fue el que lo llevó hasta un nuevo nivel y nos sorprendió a todos con su Reggae en “Noches de Humo” junto a Souchi en el disco “La Esencia“.

Y para terminar, no podemos hacer otra cosa que pedir perdón por los que se quedan fuera, pero no todos pueden entrar, y como ya os decía, esta recopilación sólo se nutre de los oscuros recuerdos de un rapero jubilado. Pero ya sabéis que si conocéis otros grandes clásicos que no pueden faltar en esta recopilación no tenéis nada más que decirnoslo, y vuestras peticiones serán atendidas con gusto.

Imagen de perfil de Dr. Evo Fdez.

Author: Dr. Evo Fdez.

Musicópata de nacimiento, sus padres notaron algo raro en él cuando de pequeño lloraba afinado, por eso lo mandaron internado al Musiquiátrico aún siendo un niño. Hoy, muchos años después, se ha reconvertido en un monstruo musicopático, ávido de devorar todos los injertos musicales que se pongan a su alcance.

Compártelo con todos

2 Comentarios

  1. Enhorabuena por el artículo, me ha hecho revivir grandes recuerdos.

    Sin entrar en muchos detalles, tengo por ahí una caja de cintas cassette en las que está, por ejemplo, La Historia Interminable de los Bufank (parte de los actuales Violadores del Verso), Tengo un policía vestido de azul de Geronación, Rimando para las cucarachas de Kase.O, maqueta de Psicohiphópatas…

    En fin, que buenos años fueron aquellos…

    Un saludo

    Post a Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-
-
Ir a la barra de herramientas