Cruïlla Bcn 2012 | Crónica Musiquiátrica

Un cruce de músicas perfecto en una esquina de Barcelona

Cruïlla barcelonaUno de los requisitos fundamentales para ser doctor en el Musiquiátrico es tener un Master Avanzado en festivales de música. Eso supone una larga lista de conciertos multitudinarios a nuestras espaldas, tanto buenos como malos. Por tanto, cada vez que uno de nuestros doctores, en este caso el que subscribe esta crónica, llega a un festival analizamos los pros y los contras que nos ofrecen tanto la organización como los grupos prescritos para el festival y los musicópatas asistentes.

Cruïlla a primera vista parecía un rotundo éxito.

El cartel era el elemento fundamental que indicaba que estábamos en un festival potente y bien planificado. Sharon Jones, Gogol Bordello, Iggy Pop, o Nneka y Guadalupe Plata son nombres que no solemos encontrar juntos en un mismo espacio. Este espacio eran las instalaciones del Parc del Forum de Barcelona, acostumbradas a acoger a miles de visitantes sin problemas de espacio.

Cuatro escenarios de distinto calado estaban repartidos por todo el festival, dos grandes (Estrella Damm y Cruïlla) por donde pasaron los grupos de renombre como Iggy Pop o The Specials y uno mediano (Cases de la Música) al aire libre donde acogieron calurosamente a artistas como Toumani Diabate y los brasileños Edgard Scandurra y Arnaldo Antunes o la Parov Stelar Band. Finalmente una pequeña carpa de circo (Escenario Ramón Llull) donde estaba situado un pequeño y cercano escenario, podríamos decir que casi familiar, en el que triunfaron gente como Guadalupe Plata, que parecían recién salidos del Rolling Stones Rock & Roll Circus.

  • Viernes en el Cruïlla BCN

La distribución de los grupos ha tenido que ser un tema peliagudo en la organización del festival, ya que con tanto y tan buen material tiene que ser difícil tomar ciertas decisiones.  Aunque a mi parecer, se está cogiendo una mala costumbre en los festivales, que es la de cerrar con música electrónica, por lo que se sacrifica el término de cabeza de cartel, que solían ser los últimos en tocar. Tanto es así, que Iggy & The Stooges fueron uno de los primeros grupos en tocar, aún de día. Aunque esto poco le importó a los de Detroit, y el abuelo pellejoso de rubia melena parecía haberse metido un chute de adrenalina pura, pues no paró en todo el concierto, ni siquiera tras haberse partido la nariz al saltar sobre el público mientras cantaba “I Wanna Be your Dog“.

El siguiente concierto al que pude asistir fue la mayor de las sorpresas positivas de este festival: Nneka. Aún habiendo oído hablar de ella y conocer su trabajo, me dejó boquiabierto. El mejor directo de todo el festival, una artista de los pies a la cabeza con una gama de registros que podían ir de Aretha Franklin a Erikah Badu, pasando por la mejor Lauryn Hill. Simplemente impresionante, sin mas apelativos.


No podemos decir lo mismo del siguiente grupo, Gogol Bordello. Los americanos emigrados del este, solían llevar un directo espectacular, con una fuerza y una garra difícilmente superable. Pero no estuvieron tan acertados en el Cruïlla. Las poses y los gestos de Eugene Hütz se veían orquestados y sobreactuados, todo parecía una coreografía un tanto caótica y la decisión de tocar más de medio directo con las canciones del disco nuevo, sacrificando algunos de sus mejores temas, dejó un poco frío al público.

Mientras tanto, The Pepper Pots, el grupo catalán de inspiración Motown, comenzaron un fantástico concierto en el que bailaron hasta las piedras del parque. Con su estilo retro, inspirado en el Funk y el Soul de The Supremes o Diana Ross, hicieron moverse y bien al público del Cruïlla.

Al mismo tiempo comenzaba en otro escenario el concierto de Amadou & Mariam, que trajeron un pedacito de la cultura de Mali hasta Barcelona.

El primer día se iba acabando, pero aún quedaban más sorpresas. La siguiente fue la que nos reservaba el austríaco Parov Stelar y su genial banda de jazz electrónico. Una mezcla muy bien hecha, donde la impresionante voz de Cleo Panther puso el remate a un concierto muy completo, pensado para todos los públicos.

Aunque la guinda al pastel la pusieron los que venían desde el desierto de Jaén, Guadalupe Plata. En una carpa de circo, con un escenario que no levantaba más de medio metro sobre el suelo, revivieron el espíritu del auténtico rock & roll con un monocordio. Los de Úbeda hechizaron al público dentro de la carpa circense con un bajo de una sola cuerda. La guitarra de Perico no tuvo esa madrugada nada que envidiar a la del mismísimo Jimmy Page, su carisma se huele a lo lejos y su buen hacer es perceptible a la primera nota. Con ese sonido setentero y esas distorsiones psicodélicas, Guadalupe Plata fue la última de la grandes sorpresas de la primera noche del Cruïlla Bcn 2012.


La noche la cerraron los cuatro dj’s franceses Birdy Nam Nam, que crearon un espectáculo electrónico a ocho manos que entusiasmó al numeroso público al que aún le quedaba fuerza a esas horas.

  • Sábado en el Cruïlla BCN

El sábado también comenzó con sorpresas. Toumani Diabate, Arnaldo Antunes y Edgard Scandurra nos tenían preparada una fiesta familiar en la que también actuó la sangre nueva, la nueva generación de músicos de Brasil y Mali, ya que venían con ellos los hijos de Toumani Diabaté tocando la Kora y de Edgard Scandurra con el bajo.

El siguiente concierto vino de la mano de otro de los grandes nombres que conformaron el cartel: Linton Kwesi Johnson, uno de los padres de la música jamaicana. El sonido reggae y dub se fusionaron con la poesía rebelde y revolucionaria de este abuelo jamaicano, que consiguió que el público bailase sin parar durante todo el concierto.

Y del reggae jamaicano pasamos rapidamente al Ska británico de The Specials. Un directo más tranquilo de lo esperado, que nos demuestra que para todos pasan los años por igual, incluso para los Rude Boys. No obstante, no podemos negar que fue un concierto memorable, de los que merecerá la pena acordarse dentro de algunos años.

El siguiente concierto fue la sorpresa negativa de la noche, M.I.A. de la que esperaba una gran actuación. La de Sri Lanka se dejó llevar por la euforia y el éxtasis, lo que creó algunos “momentos extraños” durante su actuación, como subir a cincuenta personas del público al escenario, que se abarrotó y no se entendía nada de lo que estaba pasando. Personalmente fue una de las decepciones de este festival.

Tras M.I.A. llegó uno de los momentos más esperados (al menos por este doctor) de todo el festival, llegó la hora de la que dicen que es la reencarnación de James Brown: la inigualable Sharon Jones con The Dap Kings.El Funk y el Soul tomaron el relevo y comenzó la auténtica fiesta. Un sonido potentísimo, extremadamente bailable, con unos músicos de excepción y una Sharon Jones dando lo mejor que llevaba dentro. Aún así, un directo acelerado, propio de un festival, en el que sacrificaron la armonía y la potencia de algunos temas, como “This Land is Your Land”, o “100 Days, 100 Nights” por mantener un ritmo más bailable.

Y el festival se iba acabando, pero aún quedaban sorpresas, y la siguiente fue completamente inesperada. El grupo de percusión de Girona, Bloc Quilombo nos deleitaron a pie de calle y pusieron a todo el público a bailar como locos con los fantásticos ritmos de su nuevo trabajo “De la Jungla a L’Asfalt”.


Otro de los platos fuertes que nos había reservado la organización era el concierto de los raperos latinos Cypress Hill. Un directo machacadísimo, con un público entregado hasta la saciedad, que no dejó indiferente a nadie. Con un B-Real entregadísimo, que se atrevió con los platos junto a Dj Muggs e incluso con la percusión acompañando a Eric Bobo (Hijo de Willie Bobo), para hacer un concierto completísimo, en el que repasaron todos sus grandes temas, incluso cantando alguno de ellos como el “I Wanna get High” en español, consiguiendo unos coros espectaculares por parte del público.

Y el Cruïlla se acababa, pero aún quedaba la despedida y cierre, de la que se encargaron 2 Many Dj’s, repitiendo esa particular moda de acabar los festivales con música electrónica.

Muchos grupos se han quedado fuera de esta crónica, ya que de momento la ubicuidad no está entre los recursos disponibles de los doctores del Musiquiátrico. Así que sintiendo mucho haberme perdido algunos conciertos, y alegrándome de no haber tenido que estar en otros, se acabó mi paso por el Festival Cruïlla Barcelona 2012.

  • Resumiendo el Cruïlla BCN

Podríamos decir que la organización no se hizo notar, lo que es una buena noticia para un festival, y los grupos en general estuvieron a muy buen nivel, igual que el público, muy educado y entregado en todos los conciertos.

No obstante, me sorprendió bastante que la afluencia de público fuera menor que en otros eventos de este tipo. Acostumbrado a las masificaciones de gente y tiendas de campaña en otros festivales, el Cruïlla se ha caracterizado por no tener que esperar en ninguna cola. Otro ejemplo es que los escenarios grandes no se saturaron en ningún momento, pudiendo acercarte bastante para ver a los grupos más conocidos. Finalmente, las instalaciones resolvieron todas las necesidades de los asistentes sin ningún problema.

Por tanto, todo un éxito de festival para ir como público, (no sabemos si la organización opina lo mismo) y esperemos que el año que viene repitan con otro glorioso cartel para el Cruïlla 2013, del que seguro que tendremos noticia en el Musiquiátrico.

http://www.musiquiatrico.com/rolling-stones-rock-roll-circus-el-show-de-dirty-mac-en-el-musiquiatrico/

Author: Dr. Evo Fdez.

Musicópata de nacimiento, sus padres notaron algo raro en él cuando de pequeño lloraba afinado, por eso lo mandaron internado al Musiquiátrico aún siendo un niño. Hoy, muchos años después, se ha reconvertido en un monstruo musicopático, ávido de devorar todos los injertos musicales que se pongan a su alcance.

Compártelo con todos

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas