Comportamientos Musicópatas Indecentes II | Un público modélico

· Aunque pueda parecer una tarea sencilla, a veces no es fácil formar parte del público de un concierto

Las últimas investigaciones realizadas por el honorable e Infame Doctor Lamberto Ruíz, han alimentado un debate ya abierto en el Musiquiátrico, sobre cuál es la actitud correcta de un musicópata cuando forma parte del público de un concierto.

Las indagaciones del Doctor Ruíz han mostrado unos escalofriantes documentos audiovisuales jamás contemplados por muchos de nuestros musicópatas, que ya han empezado a discernir sus propias tesis sobre la sociología musicópata durante los conciertos.

Estas novedades nos han obligado a abrir nuestro segundo capítulo de Comportamientos Musicópatas Indecentes.

El Pogo es un viejo conocido por los musicópatas más aficionados al Punk o al Hardcore. Los que no saben lo que es, es por que nunca han estado en la primera fila de un concierto de verdad. El pogo es ese baile rudo, en el que los saltos, los empujones y los golpes en el costado son comunes. Lo que podría parecer una locura o un acto de extrema violencia para algunos, se torna en un juego de niños grandes cuando te ves dentro de uno. O al menos así debería ser.

Esta escena, desde un punto de vista musiquiátrico es preciosa. No se observa ni un atisbo de violencia, sólo hay gente pasándolo en grande, que desatan sus pasiones hasta tal punto que ni sienten el dolor.

Estas danzas no orquestadas ya eran conocidas en el Musiquiátrico, sin embargo, los documentos aportados por el Doctor Lamberto Ruíz nos han hecho informarnos más acerca de la evolución de estos actos.

Este baile que podríamos clasificar casi de tribal, es conocido como Circle Pit por los musicópatas más expertos, como se puede ver existe tal coordinación entre el público que se podría considerar casi una exquisita coreografía, eso sí, al estilo musicópata.

Cualquiera que se haya subido a un escenario sabrá que ese gesto tan voluntarioso del público, puede hacer que a un músico se le salte el botón del pantalón de pura excitación. Por ejemplo, los rumores cuentan que el cantante de este grupo, Avenged Sevenfold, mantuvo una erección durante todo el mes siguiente al concierto.

Aunque este Circle Pit no es el único ejemplo de este tipo que podemos encontrar en los distintos festivales donde se dan cita los musicópatas de todo el mundo. Otro claro ejemplo de actitudes sociales entre el público mostrado por el Doctor Galsía, lo encontramos en el festival de México Hell & Heaven Metal Fest 2011, en el que el grupo Thell Barrio, pudo sentir desde la tribuna, cuál es la máxima expresión del significado de Wall of Death.

Dice la leyenda, (y la wikipedia) que el pogo lo inventó Paul Hudson, el cantante de Bad Brains, la verdad que eso es dificil de asegurar, ya que seguro que alguién bailó como un poseso antes que él. Lo que sí nos ha quedado bastante claro es que en Estados Unidos, en los años 80, esta gente sabía cómo se debía bailar el punk.

Y para terminar esta lección de sociología musicópata básica, hemos seleccionado un documento único, en el que se recogen los momentos más entrañables de este tipo de bailes de salón que se pueden encontrar por Internet.
Y como en el Musiquiátrico siempre queremos saber más, os retamos a que nos deleitéis con vuestros propios conocimientos sobre cómo ser el mejor público posible. ¿Conoces algún otro baile de este tipo?. ¿Crees que has visto un vídeo que todos deberíamos ver?.
Cuéntanoslo.

Author: Dr. Evo Fdez.

Musicópata de nacimiento, sus padres notaron algo raro en él cuando de pequeño lloraba afinado, por eso lo mandaron internado al Musiquiátrico aún siendo un niño. Hoy, muchos años después, se ha reconvertido en un monstruo musicopático, ávido de devorar todos los injertos musicales que se pongan a su alcance.

Compártelo con todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas