Jorge Pardo | Ejemplo de una vida musicópata

· La Academia Francesa de Jazz reconoce a Jorge Pardo como el mejor músico de Jazz de Europa
· Jorge Pardo: "Me han dado el premio por no ser un músico de Jazz"

Jorge Pardo Flauta

Pocas personas podremos encontrar en España que tengan un recorrido tan extenso como el de Jorge Pardo, reconocido alquimista musicópata, creador de algunas de las recetas más mestizas que ha dado este país. Jorge Pardo crea música para músicos, y sólo los que no tengan miedo a explorar un inabarcable universo musical podrán llegar a conocer a fondo la obra de este maestro de los vientos.

Desde que comenzó allá por el año 1976 junto a Pedro Ruy Blas en el grupo Dolores, (tras haber pasado bastante tiempo en algunos de los clubs de jazz de Madrid), Jorge Pardo se ha ido confirmando como un maestro del saxo y la flauta. Junto a Carles Benavent, Paco de Lucía, Rubem Dantas y el ya citado Pedro Ruy Blas asentaron las bases de un nuevo lenguaje musical, que fusionaba el flamenco y el jazz con todas las estilos que se pusieran a su alcance. Aunque Dolores aún no estaba tan influído por el flamenco como por el jazz americano de grupos como la Weather Report.

Dolores se convierte en uno de los grupos de referencia de la música española de finales de los setenta. A partir de la colaboración con Paco de Lucía, algunos de los componentes de Dolores (Jorge Pardo y Ruben Dantas) comienzan a acercarse al flamenco, llegando a colaborar en La Leyenda del tiempo de Camarón. Poco más tarde, a principios de los años ’80, Paco de Lucía decide seguir experimentado con el flamenco y forma un sexteto junto a Jorge Pardo, Rubem Dantas, Carles Benavent, y sus dos hermanos Pepe y Ramón. Esta formación continúa desarrollando un estilo que ya había plasmado Miles Davis en el Sketches of  Spain o Pedro Itrurralbe en el disco Flamenco-Jazz, y que según el propio Paco de Lucíaes, propiamente hablando, la primera fusión real en el flamenco“, una chufla, según su padre. El disco “Sólo quiero caminar” es el primer disco de flamenco que incluye la flauta de Jorge, el cajón (introducido en el flamenco por Rubem Dantas) y el bajo eléctrico de Carles Benavent.

Tanto dio que hablar el sexteto dentro y fuera de España, que cruzó el charco y recaló en muchos músicos de jazz americanos. Sin embargo,no fue otro sino Chick Corea quién decidió que debía tener cerca a esos músicos de jazz fusión. El primero de los que se acercaron a Chick Corea fue Paco de Lucía, con quien grabó el Spain (del que tanto hemos hablado en el Musiquiátrico), y con el que luego colaboró en el disco Zyriab. Más tarde, llamaría a Jorge Pardo, Carles Benavent y Rubem Dantas para colaborar en una de una de sus continuas odiseas musicales, The Ultimate Adventure, en el que además colaborarían Airto Moreira, Hossam Ramzy y Vinnie Colaiuta entre muchos otros.

Dentro de la extensa discografía de Jorge podemos destacar uno de los grandes discos del flamenco fusión: “10 de Paco”, junto a Chano Domínguez, el contrabajista Javier Colina y Tino di Geraldo. En este disco recogen 10 canciones de flamenco de Paco de Lucía y los llevan a su campo, consagrando para siempre el lenguaje del flamenco jazz.

Aunque Jorge Pardo no sólo es conocido por sus colaboraciones, sino que tiene una extensa biografía como compositor, a principios de los años ’80 graba su primer disco, Jorge Pardo (1982), más tarde en 1984 junto a Carlos Carli, Rubem Dantas, Tarik Banzi, Manuel Toro, Carles Benavent, Tomatito, Paco y Pepe de Lucia grabaron El canto de los guerreros, y luego cada cierto tiempo nos ha venido sorprendiendo con nuevos discos con su sello inconfundible. A mi aire (1987) y Las cigarras son quizá sordas (1991), son otros discos que quizás han pasado más desapercibidos de lo que deberían. A los que se unen Veloz hacia su sino (1993), 2332 (1997) o Mira (2001), algunas de sus referencias más personales.

En 2005 sale a la luz un proyecto brutal que engloba un nuevo concepto de la música a través de internet, con la colaboración de un montón de amigos. El proyecto se llama Vientos Flamencos, y en él incluye temas que surgen de encuentros casuales y esporádicos con sus colegas. Al proyecto no dejan de sumarse músicos y en 2009 saca Vientos Flamencos II, con el mismo modus operandi.

Y parece que esta fórmula funciona, porque su último disco, Huellas, ha seguido un patrón parecido. En el disco han colaborado más de 50 artistas, la mayoría viejos amigos como Carles Benavent, Tino Di Geraldo, Josemi Carmona, o Niño Josele, junto a otros grandes compañeros como Gil Goldstein o Dave Samuels, y esta obra también está adaptada a los nuevos tiempos ya que se puede adquirir por Internet.

Y parece que esta fórmula funciona, aunque no sólo por la alta productividad y la excelente calidad de todos los trabajos de Jorge Pardo, sino que también ha sido reconocida por la Academia Francesa de Jazz, que hace unos días ha proclamado a Jorge Pardo como el mejor músico de jazz de Europa.

Este premio viene a descubrirnos a nuestros propios músicos, que a veces perdemos de vista por tenerlos tan cerca, y no nos damos cuenta que son artistas universales. Enhorabuena a Jorge Pardo por ser un flamenco universal.

Y como premio para los andaluces, hace unos días han confirmado a Jorge Pardo como colofón final de uno de los festivales con más tendencia musicópata del panorama español. El Festival Etnosur 2013 acogerá a finales de julio una reedición en directo del disco Huellas en formato XL, especialmente diseñada para la ocasión. Una oportunidad única que no debe perderse ningún musicópata de corazón.


Imagen de perfil de Dr. Evo Fdez.

Author: Dr. Evo Fdez.

Musicópata de nacimiento, sus padres notaron algo raro en él cuando de pequeño lloraba afinado, por eso lo mandaron internado al Musiquiátrico aún siendo un niño. Hoy, muchos años después, se ha reconvertido en un monstruo musicopático, ávido de devorar todos los injertos musicales que se pongan a su alcance.

Compártelo con todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-
-
Ir a la barra de herramientas