Moraz & Bruford | Jazz fusión, rock progresivo y otras hierbas medicinales

Dos pacientes que suspendieron su medicación y se lanzaron a tocar sin bajo

Las primeras veces que uno va a un concierto o lo ve por televisión, se pregunta para qué sirve esa especie de guitarra con sólo cuatro cuerdas y que casi no suena. Y por qué casi cualquier formación, tenga la composición que tenga, siempre lleva uno. Cabe entonces preguntarse ¿hay grupos que toquen sin bajo y suenen bien? Y la respuesta es que obviamente sí. Hay bastantes casos conocidos.

Los mismísimos The Doors, aunque en los álbumes de estudio solieran llevar bajistas, en los directos no ampliaban el cuarteto y el mismo Ray Manzarek solía hacer los bajos con la mano izquierda en los teclados. Hoy nos remontamos a los años 80 para traer la colaboración de dos grandes músicos que decidieron unirse para tocar con sus instrumentos de toda la vida, piano y batería, sin edulcorantes de ninguna clase.

Patrick Moraz y Bill Bruford.

El currículum de estos dos artistas es realmente envidiable. De un lado el baterista británico Bill Bruford, miembro de (entre otras bandas) Yes, King Crimson, Genesis o Earthworks. Especialista en rock progresivo y jazz, se retiró hace apenas tres años.

Del otro lado, el teclista suizo Patrick Moraz, que además de compartir escenario con Bruford en Yes, ha formado parte de Refugee, The Moody Blues o Mainhorse, además de una larga y prolífica carrera en solitario. Ambos se unieron para grabar dos discos. El primero de ellos, “Music for piano and drums“, en 1983. En consonancia con el título, éste es el disco más sobrio de los dos, con ocho cortes de diversos estilos, siempre cercanos a los que ambos habían trabajado siempre: jazz, rock progresivo, balada, etc.

Para el segundo disco (“Flags“, 1985), Moraz cambia el piano por los teclados y el dúo gana en variedad y colorido, sacrificando en parte el impactante sonido que producía el piano acústico sobre la batería. Este álbum es sensiblemente más largo y contiene algunas versiones como un solo de batería del mítico Max Roach, además de algunos temas para teclado solo. En cualquier caso, siguieron sin añadir un bajista al dúo, que tras esta grabación no volvió a unirse. Una curiosa formación, un innovador sonido y grandes dosis de calidad hacen de esta efímera unión y de estos dos discos una pequeña joya musical imprescindible.

Imagen de perfil de Dr. Sera

Author: Dr. Sera

Compártelo con todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-
-
Ir a la barra de herramientas